domingo, 21 de mayo de 2017

Piloto Privado Gangrel (Concepto para Vampiro la Mascarada XXI)

Piloto Privado

Les habla el piloto, bienvenidos a este vuelo sin escalas; tenemos combustible, incluidos algunos pasajeros "de clase turista", así que si no tienen miedo a las turbulencias, despegamos, así que mejor bajen las ventanillas.

Preludio: Desde pequeño nunca le has dicho que no a un reto, a una apuesta o a una aventura. El derrapar por los terraplenes con la bici, escalar a lo más alto de los columpios de mayores, montar en la montaña rusa, saltar desde el risco de aquella playa... No podías evitar apuntarte a un bombardeo. Por desgracia para tu familia le tocaba cuidarte después, con las consecuencias. Los catarros, raspones, náuseas y huesos rotos. No aprendías la lección, y nunca pensabas dos veces; a veces ni siquiera controlabas el ritmo, y siempre replicabas que aprendías la lección; y es verdad que nunca te rompiste lo mismo de la misma manera. Aun así siempre tenías una nueva "muesca" de tu cabeza loca.
Por suerte para tus padres apareció algo que te hizo tener más calma: querías volar. La Fuerza Aérea fue tu vocación, y te volcaste en ello apoyado por tu familia, por que los estudios eran complicados; la disciplina no lo hacía fácil tampoco. Tuviste algún que otro problema en el camino, ya que en tu formación no te consideraron apto para el combate (demasiado emocional, decían), pero te graduaste con una pasión que te empujaba a los riesgos teniendo horas de vuelo en transporte aéreo. Pero esta acabó estrellada al final, cuando empezaste a trabajar no había lugares suficientes para las acrobacias aéreas para uno piloto sin experiencia en combate. Tú caída fue volando como piloto comercial. Rutina, preparación y muchos viajes; no era como si no lo supieses cuando firmaste, pero te quemaste rápidamente.
Al final decidiste comprar tu propio avión, pero para pagarlo tuviste que renunciar a un montón de cosas; y cuando empezaste a romper las reglas (usar combustible a cuenta de la empresa para la que trabajabas, ofrecerte como piloto de aviones privados sin comunicar esas horas, usar estimulantes para evitar el sueño...) y casi te pillan, pero algo sucedió antes. Tuviste que hacer un aterrizaje de emergencia en medio de ninguna parte, y cuando viste lo que estabas transportando decidiste salir del avión; y para evitar morir congelado acabaste en una cueva, aunque hubiese un oso. No habñía ninguno, pero tampoco saliste vivo, sino no muerto de allí.
Concepto: Aquella cueva era el refugio de un Gangrel, uno antiguo y con malas pulgas que se alimentó de ti, y de la mayor parte de los primeros miembros del equipo de rescate que fueron a por ti. Te dejó una parte, te enseñó lo que creyó oportuno y te dio media noche de ventaja antes de ir a cazarte. No calculó que también podías coger el helicóptero y salir por patas. Con una parte de la mercancía, y un mapa; pudiste convencer a tus contratantes de que no intentaste jugártela. A cambio de esta, un mapa para localizar el avión con el resto y la mitad del dinero de tu seguro de vida, te dejaron en paz. Pero también ayudó que quien dirigía toda la operación de contrabando fuese como tú. Desde entonces eres piloto por encargo, cuando no pueden simplemente pagar un vuelo privado; del resto de Vástagos. Buscaste un piloto (y le hiciste Ghoul) y ahora eres comandante de tu propio avión.
Sugerencias de Interpretación: No seas loco, sé intrépido. No seas obediente, sino cumplidor. Te encanta volar, y ahora vuelas para evitar el rádar siempre, o casi siempre. Tus tarifas no solamente incluyen dinero y sangre, también pides favores, ya que el tráfico aéreo está tan controlado que lo último que quieres es que unos pilotos aburridos decidan disparar por confundirte con un terrorista. No muestres las heridas o miedo, siempre muestras resolución y gozo en riesgos, aunque ahora que no tienes tanto miedo a morir no es lo mismo. Las interacciones con el resto de la Estirpe de momento parecen como volar bajo, con tormenta y todos apuntándote; pero eres útil para muchos de momento.

Equipo: gorra de piloto, avión pequeño, móvil de tarjeta comprado en un país del Tercer Mundo, coche deportivo, ametralladora (parte de un negocio turbio), pistola del ejército, fajos de billetes de diferentes países.



[Nueva entrada, tenía ganas de terminar este personaje. Pronto más cosas de parte de vuestro amigo y ciber vecino Mario]

2 comentarios:

  1. Que curioso, hace una ratito que me he terminado de leer un relato de Stephen King de un vampiro piloto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pues casualidad! Pero me parecía interesante, y con Animalismo puede hacer que bandadas de animales cubran a otros y así.

      Eliminar